La rutina es el hábito de renunciar a pensar.

Los comentarios están sometidos a moderación previa a su publicación

lunes, 14 de julio de 2014

lunes, 7 de julio de 2014

CUENTO DE GABRIEL GARCIA MARQUEZ


   

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del     mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos.
Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.

El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado.

Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.

De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.

Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: " como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que  lo repares sin ayuda de nadie".

Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así. 

Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente.

"Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo".

Al principio el padre no creyó en el niño! 

Pensó que sería imposible que, a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.

Para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.

¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?

De esta manera, el padre preguntó con asombro a su hijo: 

Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste? 

Papá, respondió el niño; yo no sabía como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.

Así que di vuelta los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era.

"Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo".

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ


 MORALEJA: PARA ARREGLAR EL MUNDO, HAY QUE EMPEZAR POR ARREGLAR AL HOMBRE!!!

lunes, 30 de junio de 2014

!!! ANIMO CHUCHI !!!



Como muchos sabéis nuestro compañero Jesús Gonzalez (Chuchi el de área) ha pasado por un mal trance estos pasados días Pero ya esta en casa y todo va bien.
 Lo único que no le han dado mucho de comer en el hospi...  
Animo y a recuperarse pronto. Un abrazo 

SER ENFERMERA


martes, 17 de junio de 2014

COMIDA DE PRIMAVERA

Un año mas celebramos la tradicional comida de primavera con una aceptable presencia y este año dedicada al geranio. Durante la misma, se hicieron entrega de los premios del concurso "adivina quien soy" y el premio de poesía en whats que quedo desierto.



lunes, 16 de junio de 2014

NUEVO EXITO DEL DEPORTE EN EL CENTRO DE SALUD

Aquí tenéis a Dori ( la enfermera de Candelario) después de terminar la II Ruta Vetona "los 100 de Béjar".. Casi na, 100 km en 24 horas. Todo un récord. Enhorabuena

martes, 10 de junio de 2014

¡BASTA! LAS ENFERMERAS NO PUEDEN MAS

Publicado por: Francisco Pedro García Fernández 4 junio, 2014
Con el lema: “Las enfermeras: una fuerza para el cambio. Un recurso vital para la salud” el Consejo Internacional de la Enfermería celebraba en todo el mundo en torno al 12 de mayo el Día Internacional de la Enfermería, en conmemoración del nacimiento de la ilustre Florence Nigthingale.


¿De dónde venimos?
En las últimas décadas hemos visto como nuestro país sufría un importante cambio socio-demográfico donde la población de personas mayores crece día a día (con todo lo que esto lleva, cambios en el medio ambiente y estilo de vida, con aumento de las enfermedades no transmisibles y crónicas), lo que está obligando a modificar las estructuras del Sistema Nacional de Salud (SNS) creado para atender a pacientes con procesos agudos, pero cuyo consumo principal ya lo hacen los pacientes crónicos. No obstante este desajuste estaba siendo bien sostenido por el sistema, debido fundamentalmente a tres pilares: su cobertura universal, profesionales bien formados y sobre todo por profesionales motivados. Esto hizo que durante la primera década de este siglo nuestro SNS haya sido considerado tan bueno que algunos decían que debería haber sido catalogado como ¡patrimonio de la humanidad!
En la última década, también la enfermería ha vivido cambios importantes, desde el desarrollo obligado del grado con el Espacio Europeo de Educación Superior, lo que le permite llegar a todos los niveles académicos (máster o doctor) sin circunloquios, hasta su postgrado con el desarrollo de las especialidades, algunas prácticas avanzadas como la gestión de casos o la  adquisición de nuevas competencias tales como la prescripción enfermera.
Y en este contexto estábamos con un SNS envidiable, con un futuro prometedor para la profesión cuando de pronto apareció la “crisis”.  Y no es que tropezáramos con ella, no, es que nos ha arrollado como un tren, aprovechando algunos esta coyuntura.
Las consecuencias de la crisis.
Quizás el debate principal de la crisis, que se ha establecido entre la dualidad: público o privado, ha servido para enmascarar el verdadero drama de la misma: las consecuencias para el paciente y para la profesión enfermera, que son los que de verdad están pagando el problema. Pero analicemos cada uno de estos ítems.
¿Gestión pública o privada?
A pesar de todos los exacerbados debates de prensa y televisión, la verdad es que los estudios científicos que comparan la eficiencia entre proveedores públicos y privados son escasos y adolecen además, de una buena calidad metodológica. En cualquier caso, la hipótesis de que la asistencia sanitaria privada es más efectiva o eficiente que la pública no está demostrada ni en los países en vías de desarrollo ni en los países desarrollados. La eficiencia y la efectividad de una organización no está ligada a su titularidad pública o privada, sino más bien a la calidad de la gestión con la que es gobernada, es por tanto, a priori, el perfil de los gestores el que la hace eficiente. Quizá el obstáculo más importante en la gestión pública venga  del “café para todos” o la incapacidad para “el premio y el castigo” (tómese literalmente entre comillas, como la capacidad para premiar a los buenos profesionales y la imposibilidad de desembarazarse del profesional que no rinde, que también los hay)
Pero permítanme que niegue la mayor, aun sabiendo que los recursos son limitados, y de quien los paga, en los servicios sanitarios la eficiencia no debe ser la meta en sí misma, sino un objetivo complementario. Estamos dando salud, no lo olvidemos.

Las consecuencias para los pacientes

En el año 2009 Davila y González publicaban en un editorial de Gaceta Sanitaria un esquema que creo que refleja de una forma muy adecuada como las crisis económicas afectan a la salud, por las situaciones individuales de las personas (desempleo, disminución de la renta, migraciones) que van a provocar un aumento de la pobreza, especialmente en los más vulnerables, niños y ancianos, con aumento de la exclusión social y de las enfermedades mentales, del estrés y la depresión, con cambios en los estilos de vida, de la dieta y del uso de los servicios de salud que tendrán efecto a corto pero también a largo plazo.
También se muestra como las políticas institucionales y la desigualdad en la renta provoca una reducción de los presupuestos sanitarios, donde la salud pierde prioridad y con una visión cortoplacista a veces tremendamente lesiva y a la que habrá que dedicar muchos años (y mucho dinero, mucho más del supuestamente ahorrado) para poder revertir en un futuro.
Así, y prácticamente a diario, nos desayunamos desde hace un par de años con titulares en la prensa de todo el país que no alarman sobre cuantos pacientes han dejado de tomar su medicación por no poder pagarla. Y es que eso los profesionales lo vivimos a diario, la escasez de recursos humanos y materiales es el pan nuestro de cada día, es verdad que en algunos sitios la situación es mucho peor que en otros, o es más sangrante, pero no nos olvidemos que mal de muchos no es consuelo de nada, es “epidemia”.
Y es que por si alguno aún tiene dudas, dejo claro una cosa: LOS RECORTES EN SANIDAD MATAN. Así de rotundo y así de simple y tenemos que empezar a gritar el primer BASTA.
En nuestro día a día hemos visto como la Ley de Cuidados Inversos (enunciada en 1971 por Julian Tudor Hart, en la que los pacientes con más necesidades son los menos atendidos, precisamente por la falta de medios y recursos, aumentando más la desigualdad y la injusticia) que parecía desterrada, ha vuelto como hacía décadas que no se veía y la están padeciendo como siempre los más vulnerables: pacientes crónicos con alta dependencia, inmigrantes, etc., y hay que volver a decir BASTA.
Las consecuencias para las enfermeras
A mi juicio, el otro gran damnificado en el panorama sanitario por la crisis han sido las enfermeras. Sabíamos que vivíamos en un país tremendamente medicalizado, esto, en el doble sentido de la palabra, en el que se consumen una elevadísima cantidad de fármacos (algunos con dudosa efectividad y en el que seguro que alguien obtiene pingües beneficios) y en un país que partía antes de la crisis de una proporción de 45,58% médicos frente a 54,42% enfermeras, (mientras que en Europa la proporción es de 29,03% médicos frente a un 70,97% de enfermeras) y donde la crisis ha agudizado estas diferencias. Mientras que en Europa hay 808 enfermeras por 100.000 habitantes, en España sólo hay 531. Pero esta situación es aún más grave localmente, porque en Andalucía las cifras están en 400 enfermeras por 100.000 habitantes y en Jaén en 294/100.000. Parafraseando al torero en dos palabras: IN-SOPORTABLE. Tercer BASTA
Dicen Nicola North y Frances Hughes en un artículo publicado en 2012 en el Journal of Health Organizations and Management: “El actual ambiente económico mundial ha tenido numerosas consecuencias y los servicios de salud… no se han visto libres de un serio escrutinio dirigido por la idea de que los gastos en servicios de salud son un coste más bien que una inversión. Este criterio ha hecho que en muchos sistemas de salud se emplee un lenguaje que procede del sector industrial…tales como beneficio de las inversiones y eficiencia y eficacia de los costes,..austeridad y reingeniería de los procesos…en realidad, si bien estas ideas pueden tener algo que ofrecer si se aplican de manera adecuada, también pueden percibirse como filosóficamente contrapuestas al conjunto de los valores profesionales que defienden las enfermeras. Este conjunto de valores está impulsado por un compromiso para con el servicio al público, la equidad del acceso y una moral de cuidado y atención”
Se puede decir más alto pero no mejor. Confirma un informe del NHS firmado por Sir Bruce Keogh publicado en julio de 2013 que decía así: “Es cada vez más claro que esta orientación…va asociada a un grave recorte de la financiación, ha impulsado a las enfermeras a una difícil situación cuando las administraciones y los empleadores tratan de mantener bajos los costos de la atención de salud. Al ser el recurso humano más numeroso y, por tanto, en términos de costos totales el más caro, las enfermeras han presenciado la reversión de la composición de los recursos de personal, la reducción de los puestos de enfermería y una disminución constante, o hasta la supresión de sus salarios…las consecuencias para la confianza del paciente, la moral de trabajo del personal de enfermería, la calidad y la seguridad y, en definitiva, para la contratación y la retención en el futuro, son importantes. También ha conducido a la adopción de decisiones de corto plazo, que tienen consecuencias a largo plazo”
Pero es que además los gestores deben de ser conscientes de que al haber menos enfermeras, éstas están más sobrecargadas y aquí comienza la pescadilla que se muerde la cola, porque las consecuencias las sufren los pacientes. Las evidencias son muy claras: por cada paciente de más con el que se sobrecargue a una enfermeras, la mortalidad aumenta un 7% así de simple y así de duro. Varios artículos publicados en el BMJ o en Lancet encabezados por Linda Aiken lo dejan taxativamente claro. Así, mientas la media de pacientes por enfermera en hospitales de Noruega es de 5,2 o de 7 en Holanda, en España es de 12,7 por enfermera, por tanto las posibilidades de que nuestros pacientes mueran es casi un 50% mayor comparada con Noruega o un 35% mayor comparada con Holanda. Así de cruel. Otro BASTA.
¿Y ahora qué?


lunes, 2 de junio de 2014

domingo, 1 de junio de 2014

CLASIFICACIÓN DEL CONCURSO "ADIVINA QUIEN ES"

  
1ª CLASIFICADA CON 22 ACIERTOS

        2ª CLASIFICADA CON 21 ACIERTOS      3ª CLASIFICADA CON 20 ACIERTOS